Generamos un impacto entre los consumidores a través de acciones no convencionales que originan una experiencia única, desencadenando un recuerdo especial, una impresión que gustaría repetir y que despierta el deseo de experimentarla.  

 

Definir correctamente la estrategia de marca es fundamental. Tanto o incluso más relevante es activar dicha estrategia de manera que todos los puntos de contacto de una compañía utilicen y hablen el mismo lenguaje y generen una experiencia valiosa. 

 

Una correcta activación de marca debe englobar todas las dimensiones mediante las que esta interactúa con su público objetivo. Por lo tanto, la activación es 360º. Las dimensiones tienen el propósito de expresar la meta corporativa y ser coherentes. Algunas de ellas a las que prestar especial atención:  

 

  1. Productos o servicios
  2. Comunicación
  3. Entorno digital 
  4. Entorno físico 
  5. Personas y procesos 

 

¿En qué consiste un proceso de activación de marca? 

Solicitud de información